Leucemia felina

El virus de la leucemia felina se aisló en los años 60. Es una enfermedad vírica que produce diferentes síndromes clínicos, entre los que destacan la inmunosupresión y la neoplasia. Su prevalencia depende de factores como el tipo de hábitat o forma de vida (gato casero o con acceso al exterior), etc. Existe variabilidad entre los países y afecta a todo tipo de felinos. No hay predilección sexual siendo el rango de edad de presencia del virus más habitual del año a los 5 años. No existe riesgo de contagio a humanos u otros animales.

• ETIOLOGÍA

Es el retrovirus subfamilia de los oncovirus más extendido entre la población felina.
Sensible a todos los desinfectantes, con rápida inactivación fuera de su hospedador lo que en cierto modo, dificulta el contagio y facilita su control.

• TRANSMISIÓN

Es fundamentalmente horizontal y directa entre gatos adultos a través de fluidos corporales (saliva, sangre, lágrimas, secreciones nasales, orina, heces), es decir: existe posibilidad de contagio durante peleas, al compartir comederos, bebederos y caja, o durante el aseo compartido. En general existe una prevalencia inversamente proporcional a la edad: a mayor edad, menor riesgo de contagio (excepto gatos muy ancianos con otras enfermedades en curso que les debiliten y les hagan susceptibles de contagio).
Existe la posibilidad de transmisión vertical de una madre positiva a leucemia durante el embarazo y la lactancia.
Sin embargo, el virus de la leucemia felina es muy frágil y se inactiva con gran rapidez al salir del gato positivo, por lo que se requiere un contacto muy continuado y muy cercano para que un gato positivo contagie a un gato negativo.
Tras la exposición al virus, pueden ocurrir tres cosas distintas:

– Resistencia a la infección:
aproximadamente un tercio desarrollarán inmunidad (la posibilidad de que esto ocurra aumenta si son gatos adultos sanos). Pueden tener algún tipo de sintomatología como procesos febriles, inactividad, sueño excesivo… hasta que desarrollen esa inmunidad contra el virus de la leucemia felina. Durante este periodo de expulsión del virus, pueden darse falsos positivos en las analíticas, por lo que deben repetirse entre 2/3 meses después de la primera prueba, para descartar la presencia del virus y verificar la inmunidad y expulsión del mismo de nuestro gato.
– Infección regresiva: otro tercio de los gatos que estuvieran en contacto con el virus de la leucemia la eliminarán de su sangre y saliva, pero el virus quedará latente en su médula ósea u otros órganos. Este estado de latencia del virus no se detecta con los test habituales pero existen pruebas veterinarias específicas que lo comprueban. Si el virus se queda latente, puede reactivarse aprovechando un momento de enfermedad y debilidad de nuestro gato. Pero lo más habitual es que jamás dé ningún síntoma durante la vida de nuestro gato o incluso, lo elimine al paso de unos años.
– Infección progresiva: otro tercio de los gatos expuestos al virus de la leucemia felina quedarán infectados de por vida. La sintomatología es similar a la sufrida durante la resistencia a la infección pero, en este caso, la repetición de las pruebas analíticas confirmará que el virus ha quedado instalado en nuestro gato (procesos febriles, inactividad, sueño excesivo…). Según estudios, los gatos estarán asintomáticos de entre 2 a 4 años, siendo susceptibles de contagio de otras enfermedades relacionadas con la leucemia felina tras ese tiempo. Sin embargo, la experiencia de particulares con gatos positivos hace que muchos de ellos, viviendo felices en un hogar, sean las “excepciones” a esta norma estadística.
Existe una vacuna contra el virus de la leucemia felina para proteger aún más a nuestros gatos negativos, sobre todo si van a tener contacto con el exterior o con otros gatos que así lo tengan, pero la vacuna no es efectiva al 100% por lo que no es recomendable juntar gatos positivos y negativos.

• CLÍNICA

La infección evoluciona pasando por varias etapas:
– Desde el contagio, puede pasar desapercibida o ser asintomática. Una vez se activa la leucemia, tiene un desarrollo particular según distintos factores individuales de cada gato (descritos en éste y otros apartados del presente artículo):
Al inicio, generalmente cursa con linfadenopatía generalizada, fiebre ligera, anemia, leucopenia y trombocitopenia e infecciones secundarias frecuentes.
Posteriormente, hay un desarrollo de diferentes cuadros sintomatológicos según los órganos que se vean afectados.
En la etapa final de la enfermedad, cursará con enfermedades asociadas a la inmunosupresión y a procesos inmunomediados (anemia, poliartritis, oculopatías, neuropatías…)
El lapso de tiempo entre la activación de la primera fase y la terminal, tras un periodo variable de inactivación, puede variar desde meses hasta 5 años o más. Tanto el curso de la etapa de latencia como de la de la activación, depende de varios factores: edad y salud del gato en el momento de la infección, salud actual del gato, posibilidad de exposición a infecciones, etc.

• ENFERMEDADES FRECUENTEMENTE ASOCIADAS A LA LEUCEMIA FELINA

Una vez se activa la leucemia felina (bien gatos portadores que la tenían latente y que debido a una situación de inmunodepresión o estrés la han desarrollado o bien gatos infectados tras pasar el periodo asintomático de la enfermedad) hay gran variabilidad de síntomas y gravedad de los mismos.
Una vez en este punto de la enfermedad, algunos de los síntomas más frecuentes son fiebre, anemia, inmunodepresión, letargo, inapetencia o pérdida de peso. Los trastornos más comunes son:
Neoplasias: linfosarcomas, leucemia linfocítica, enfermedades mieloproriferativas
Mielosupresión: anemia, trombocitopenia, granulocitopenia
Inmunosupresión: Linfopenia, linfocitos anormales, reactivación de la infección latente.
Problemas diversos: digestivos, respiratorios, renales, neurológicos, reproductivos, dermatológicos y enfermedades hematológicas (anemias), neoplásicas (linfomas), dentales (gingivitis), oculares (retinopatías), de origen hereditario (retraso del crecimiento, debilidad), etc.
La esperanza de vida va desde meses hasta años tras el contagio y no inmunización contra la enfermedad. Depende de la edad en el momento del contagio (cuanto más pequeños o más ancianos sean los gatos, peor pronóstico) y de los cuidados, prevención y tratamiento que desde el hogar, reciba el gato. en general, podríamos decir que iría desde el extremo peor de unos meses (por ejemplo un gatito contagiado de pocos meses) a la experiencia real de muchas personas que tienen uno o varios gatos positivos adoptados que viven tanto y tan bien como un gato negativo, pasando por la estadística teórica de unos 5 años de vida tras la activación de la enfermedad (cuyo periodo asintomático depende de todo lo comentado antes: edad y hogar).

• DIAGNÓSTICO

El test más utilizado es el Elisa para la detección de anticuerpos. Se realiza mediante una analítica de sangre viendo los resultados en pocos minutos. Ya que este test sólo confirma la presencia del virus en el cuerpo del animal, es conveniente repetirlo pasados de entre 2 a 3 meses para comprobar si el animal se ha inmunizado contra el virus expulsándolo también de su cuerpo o si por el contrario, se ha hecho portador del virus.
Existen otras pruebas veterinarias aún más seguras y fiables para confirmar la presencia o no del virus de la leucemia felina como la IFA o la PCR . Ambas sirven para confirmar tanto los resultados positivos como para detectar falsos negativos.

• TRATAMIENTO

El tratamiento fundamental es la prevención : buena alimentación, calendario de vacunación y desparasitación al día, prevenirle de la exposición a otras enfermedades, evitarle situaciones de estrés…
No existe un tratamiento con medicamentos específico para la leucemia felina. Existen distintas posibilidades: antibióticos de amplio espectro contra infecciones secundarias, análogos de los nucleótidos para interferir en la replicación del virus, quimioterapia contra los linfomas (interferón, ciclofosfamida, vincristina, prednisolona), irradiaciones, transfusiones y transplante de médula ósea… siendo siempre nuestro veterinario el que, conociendo la historia y a nuestro gato, indicará las pautas a seguir con él.

• PROFILAXIS

Aunque gracias a la prevención y fragilidad del virus (vacunas, higiene, rápida desactivación del virus al liberarse) es factible la convivencia entre gatos negativos y positivos a leucemia, no es recomendable, tanto por prevenir al negativo del pequeño porcentaje de contagio de leucemia, como por prevenir al positivo de leucemia de las enfermedades y parásitos que el negativo pudiera transmitirle. La adopción ideal de estos gatos sería ser adoptados ellos solos o, en todo caso, con otros gatos positivos a leucemia.
Para evitar la transmisión de la leucemia a otros gatos y proteger a nuestro gato positivo de factores de riesgo, debemos no dejarlos salir al exterior (si tuvieran la posibilidad de hacerlo, castrarlos es una buena medida para evitar esa necesidad de salir), controlar el contacto con otros gatos (visitas familiares, etc) y, si quisiéramos adoptar un nuevo gato en la familia junto con el/los que ya tenemos, debemos confirmar que ni nuestro gato, ni el que deseamos adoptar sea positivo para evitar riesgos innecesarios para unos y otros.
Debemos acudir a nuestro veterinario en la habitual revisión anual y siempre que veamos algún tipo de cambio o desmejoría en nuestro gato.

Hace años incluso una minoría de personas a día de hoy, creen en la eutanasia como única posibilidad de estos gatos positivos. Sin embargo, gracias a los avances veterinarios y a la experiencia de muchas personas, podemos decir que estos gatos quieren y pueden tener, una vida tan feliz como la de cualquier otro gato. Si nos preocupa la esperanza de vida, ni positivos ni negativos tienen un “papel” bajo la patita que certifique “cuánto” va a vivir. Sólo debería preocuparnos el “cómo” y estos gatos, en los refugios de animales abandonados, son los grandes olvidados, son aquellos que sufren aislados normalmente de sus compañeros, mientras ven cómo nadie pregunta por ellos.
Ser positivo no significa ser transparente o invisible. No significa haber perdido el derecho a encontrar un hogar, a ser feliz. De nosotros, los humanos, depende informarnos bien y mirar a través de esos ojos que piden que les llevemos con nosotros a casa, de esos gatos que necesitan ser adoptados tanto o más que los negativos, de esos gatos a los que muy poca gente quiere mirar.

_______________________________________________________________________________________________

Texto obtenido de http://adapv.foroweb.org/t63-leucemia-felina-todo-lo-que-debes-saber

 Nuestros positivos a leucemia en adopción: Ruby y Manu

ruby-54_zpszorkidwz

manu-1_zpssj77ccnn

16 comentarios to “Leucemia felina”

  1. Mi gato es positivo, está en la fase final, muy delgado y no respondiendo satisfactoriamente a los medicamentos y cuidados … qué más puedo hacer por él ? Ni mejora, ni empeora ….

  2. Buenas tardes, soy María Jesús. Escribo esto un día después de dormir a Guapo, mi gato positivo en leucemia. Apareció por casa hace tiempo con un aspecto horrible, sucio y sin cuidar ya que estaba en la calle y en busca de gatas. Vimos que era manso, le castramos y nos dieron la noticia de que era positivo, aun asi decidimos que se quedara con nosotros, pasadas unas semanas el cambio era espectacular, vimos también que además de casero era cariñoso, sociable con todos(humanos y animales), juguetón y bueno a rabiar. El tiempo que ha vivido con nosotros ha sido un gato cuidado, mimado y ha recibido cariño a kilos, el nos lo ha devuelto en la misma medida. Aunque estoy echa polvo, animo a los amantes de estos seres maravillosos que adopten a gatos positivos aun sabiendo que el final pueda ser antes de lo que nos gustaría. Saludos

  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo Maria Jesus, pues para los que amamos a los gatos, perros o mascotas en general, lo que realmente nos importa es ayudar a cualquiera de ellos a tener una vida mejor, y si podemos rescatar a un gatito aunque sea positivo, estaremos haciéndole un gran bien el resto de la vida que le quede.

    Saludos y gracias

  4. Mis gatas salieron positivas a leucemia en marzo del 2012, ayer les repetí el analisis y dieron negativo, es algo bueno cierto?

    • Hola Gab,

      Sí, es bueno!. De todas formas si dieron positivo y ahora dan negativo, quiere decir que ahora no tienen virus en sangre, pero podrían tener el virus latente en médula ósea. Si el virus quedara latente, puede reactivarse en un momento de enfermedad y debilidad del gato. Pero puede ser que jamás dé ningún síntoma o incluso, lo elimine al paso de unos años.
      Hay pruebas específicas para ver si está latente o se ha eliminado completamente (PCR de médula), pero son caras, así que si no vas a juntar a tus gatas con otros gatos, no creo que sea necesario hacérselas. Tu veterinario te explicará mejor si tienes dudas.

  5. Buenas estoy buscando un hogar para una gatita de 3 meses con positivo en leucemia.Tengo en casa 4 gatos y dos perros y no sé que hacer si alguien me pudiera ayudar.Muchas gracias

    • Hola Marta,
      Es en Zaragoza? Mándanos por favor alguna foto y tfno o email de contacto a Zaragatos@gmail.con, con una breve descripción de su carácter y la difundimos.
      Mientras, no la juntes con tus gatos. Supongo q te lo habrá dicho el vete, pero hay q repetir la prueba dentro de un tiempo (no recuerdo si son 1 mes o más) porque podría negativizar.

  6. buenos días a mi gato se le diagnostico leucemia felina, lamentablemente en ecuador del interferon ni hablar, se ha mantenido con transfusiones de sangre……. ya parece un vehículo cada semana hay que colocar combustible para pasar medianamente bien.
    cuando recibe la transfusión come por su cuenta, anda un poco aletargado.
    se que requiere mas sangre cuando se le quita toda gana de comer bocado.
    queremos realizar un trasplante de médula pero me preocupa su donador hermano de mi gato
    no he encontrado documento alguno sobre trasplantes de médula a gatos en internet.
    si alguno conoce algo sobre el tema urge

    Patricia
    ECUADOR

  7. Hola a tod@s:
    He llegado hasta ésta página buscando más información sobre qué hacer cuando tu gatito da positivo en Leucemia…y es raro, porque soy auxiliar técnico veterinario y conozco bien el tema, creo que sólo busco el puntito de esperanza que me falta…
    Encontré a Jack hace sólo 5 días en un cortijito, con una herida muy fea en el rabo, seguramente estaba durmiendo en un motor de coche cuando arranco y le pillo, creo que él sabía que le ayudaría, porque se pegó a mí y no se separó en toda la noche, y sigue sin separarse.
    El domingo toda la familia nos presentamos en el cortijo con un transportín y Jack no dudó en meterse dentro.
    El lunes hubo que amputarle el rabo y aprovechamos para castrarlo y hacerle el test de leucemia e inmunodeficencia. Positivo a leucemia…
    Jack tiene alrededor de un añito y es un dulcecito impresionantemente cariñoso… me he enamorado de él.
    He tenido que tratar con muchos propietarios con gatitos con leucemia pero nunca me he visto en su lugar, lo estoy pasando fatal, quizás porque mi experiencia con la leucemia es la de la leucemia que lleva a un gato a la clínica veterinaria, la que acaba con ellos. Jack por el momento no tiene sintomatología, sólo duerme mucho, pero es más probable que sea por el cambio que por la leucemia. Ahora estoy especialmente sensible, sueño que se pone malito, me sobresalto pensando que se haya salido a la calle con el frío que hace… bufff mal, lo llevo muy mal.
    Ahora sólo me queda acostumbrarme emocionalmente a la situación y darle lo mejor, calorcito, cariño, homeopatía para fortalecerlo…UN HOGAR!!!
    Al menos a Jack nunca le faltará un sofá y un regazo.

  8. Hola. Tengo un problema. necesito ayuda y no se que hacer. He conseguido ganarme la confianza de un escurridizo gatito de 3-4 meses, alimentándolo y dándole juego durante 3 semanas, cuando al fin consigo cogerlo y llevarlo al veterinario me dicen que tiene leucemia. Estoy completamente destrozado, tengo otra gata y se puede contagiar incluso con la vacuna (según veterinario). Necesito encontrarle un sitio para vivir, estoy hablando con todo el que puedo, si podeis ayudarme os agradecería que me contestaseis. Ahora está pasando la noche en la clinica pero el lunes tengo que recogerla. El gato es buenísimo, conseguí acariciarlo la primera vez y ya cogió total confianza, se deja lavar, se traga la medicina sin resistencia, muy buen carácter y muy bonito. Por favor ayúdadnos a los dos para encontrarle un hogar. Muchas gracias.
    Podríamos incluso recoger un gato sin leucemia, no porque queramos otro gato sino porque este me ha roto el corazón y quiero ayudarle.

  9. Hola, mi gatita de 13 años murió el sabado de madrugada cuando la llevamos a urgencias pensando que tenía un resfriado…
    Era una persa preciosa y super buena, hace 5 meses cuando la llevamos al veterinario, le hicieron análisis normales y le detectaron insuficiencia renal… la empezamos a dar un tratamiento con pastillas diarias (de por vida). A raíz de darle las pastillas, mi gata se empezó a mear y a hacer sus cosas en cualquier parte de la casa, excepto en la arena… esto nos resultaba rarísimo, según los veterinarios se solucionaría cambiandole las piedras…
    Cual fué la sospresa, el miércoles pasado, la llevamos a cortar las uñas, y la veterinaria nos dijo que la gata estaba muuuuy delgada (1kg 600), la hicieron una analitica por si podría ser hipertiroidismo (nos quedamos sin saber la analitica). unos dias más tarde, el sabado, empecé a ver a mi gata rara, temblaba como si tendría fiebre, pero a la noche la cosa fué a peor… la pobre Sugar no se tenía en pié, la poníamos en el suelo y se caía, la teníamos en brazos y se le caía hasta la cabecita… viendola así de mal, no dudamos en llevarla a urgencias a la 1:30 horas de la madrugada. La llevamos tapada con una mantita y la pobre movía la cabeza mirando a todas partes…
    Al llegar a la clínica, el vetrinarió se sorprendió con la extrema delgadez de Sugar, asique le sacó sangre y no dudó en hacerle análisis. El resultado? Los valores del riñón y en general todo disparado, más del doble de lo normal, la temperatura de mi gata era de 33º y lo más flipante, no tenía glóbulos blancos… El veterinario nos dijo que a ver si le habíamos hecho alguna vez un test de leucemia a la gata, y seguido nos recomendó darle la eutanasia ya que la esperanza de vida no era muy buena para mi pobre pelusa… nos pilló de sopetón la noticia, pero hacer eso fué el mayor gesto de cariño hacia ella, ya que así no sufrirá, ni sufriremos nosotros por verla mal… (ahora buscando información sobre la leucemia felina, estoy casi segura que ella la tenía).
    No sabía que era tan duro perder a una compañera de 4 patas, ahora a llevarlo como pueda y poco a poco. Siempre la querré y la echaré de menos.. Lástima que las mascotas duren tan pocos años😦 con el cariño que se les coge y que nos dan ellos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: